Angelo Calcaterra | Basilica Sacre Coeur

Basílica de Sacre Coeur

Sacre Coeur en los ojos de Angelo Calcaterra

El barrio de Montmartre, en el distrito 18 de París, en Francia, elegido por los primeros artistas impresionistas como epicentro del movimiento, alienta la imaginación como lo hizo para Woody Allen en la película Midnight in Paris.

Angelo Calcaterra cuenta sus impresiones respecto de la ciudad: La bohemia de París ofrece hermosas oportunidades a lo largo del Río Sena y una de ellas, dice, es el camino que lleva a la Basílica de Sacre Coeur. Vas perdiéndote por las intrincadas callecitas y, mientras, disfrutás de artesanías, música local en vivo y comidas al paso, que invitan a celebrar el paseo por la Ciudad de las Luces. Así llegás a La Basílica de Sacre Coeur, agrega. La Iglesia es de estilo romano bizantino y su cúpula central mide ochenta metros de alto. Desde su mirador se puede disfrutar de París con vistas panorámicas, cuenta Angelo Calcaterra.

Angelo Calcaterra | Sacre Coeur

 

Comenzó a construirse en 1875, al terminar la guerra franco-prusiana en 1870 de la que Francia salió derrotada, pero no pudo ser concluida hasta el final de la Primera Guerra Mundial. La pequeña plaza de Tertre es uno de los focos artísticos de Europa desde hace más de dos siglos. Se encuentran en el llamado “cuadrado de los artistas” ciento cuarenta y nueve locaciones de un metro cuadrado cada uno, en los que se sitúan dos pintores al día, que se relevan.

Sacre Coeur | Angelo Calcaterra

Un dato curioso, cuenta Calcaterra, es que la torre contiene la campana más famosa del mundo: la Savoyarde. Y la blancura inmaculada de la Basílica se debe a que las piedras que sirvieron para la construcción producen una sustancia blanca bajo la acción de la lluvia, otro dato de color que brinda Angelo sobre este monumento internacional y agrega que a la vista de los turistas sigue cautivando.