Angelo Calcaterra | Aportes al Proyecto del Padre Pepe

Aportes al Proyecto del Padre Pepe

Angelo Calcaterra, CEO de San Tonino y renombrado arquitecto, realizó una donación de 75 sillas antigolpes y las mesas correspondientes para poder equipar el Espacio de Primera Infancia (EPI) “Padre Pepe Latinoamericano”. El EPI es una propuesta desarrollada por la Asociación Civil y Centro de Participación Comunitaria Padre Pepe de la Sierra, una organización sin fines de lucro cuyo objetivo primordial es generar actividades que permitan superar situaciones de alta vulnerabilidad y exclusión padecidas por grupos humanos de bajos recursos y desarrollar acciones para la restitución y promoción de derechos de la que la comunidad es titular.

De este modo, Calcaterra complementa la donación mensual que realiza al Comedor Amigos del Padre Pepe que, a raíz de la crisis, acentuada por la pandemia, cuenta cada día con más vecinos que se acercan a buscar alimento allí. Este comedor funciona en el sur de la Ciudad de Buenos Aires, en la Villa 21-24, Barracas, y prepara 1200 porciones diarias de comida para asistir a los más necesitados. Si bien recibe ayuda del Gobierno, hoy se ven superados por la alta demanda. 

Además de donar procesadora industrial de alimentos a principios de septiembre del 2020 —para el anexo abierto hace poco tiempo— Calcaterra facilitó, hace poco, un horno convector. Esto les permite cocinar de 80 a 100 pollos en tres horas, para poder seguir equipando el anexo que están montando y brindar atención a todos los que precisen un plato de comida diaria. La última donación, mencionada arriba, consta de un freezer de 295 l, uno de 550 l, una heladera exhibidora vertical de 375 l, asaderas enlozadas y una heladera con mostrador ciego.

El comedor, a cargo de Mirna Florentín, a quien el CEO de San Tonino S.A. conoció a través de una nota en el diario, tiene la especificidad de que la comida que brinda está pensada para enfermos crónicos que sufren de diabetes, celiaquía, hipertensos o con problemas gástricos, se incluyen también niños y personas con patologías psicológicas, entre otros. Además, preparan comida “convencional”, pero sin duda lo que más se destaca es la preparación de comida saludable, así como un menú variado, que incluye frutas y verduras en abundancia.