Angelo Calcaterra | Nuevo horno para el Padre Pepe

Nuevo horno para el Padre Pepe

A raíz de la crisis, acentuada por la pandemia, cada día son más los vecinos que se acercan a buscar alimento al comedor Amigos del Padre Pepe, que funciona en el sur de la Ciudad de Buenos Aires, en la Villa 21-24, Barracas, y prepara 1200 porciones diarias de comida para asistir a los más necesitados. Si bien el comedor recibe ayuda del gobierno, hoy se ven superados por la alta demanda.

Angelo Calcaterra | Nuevo horno para el Padre Pepe

Además, de donar procesadora industrial de alimentos a principios de septiembre del 2020 —para el anexo abierto hace poco tiempo— Angelo Calcaterra donó hace poco un horno convector. Esto les permite cocinar de 80 a 100 pollos en tres horas, para poder seguir equipando el anexo que están montando y brindar atención a todos los que precisen un plato de comida diaria.

El comedor está a cargo de Mirna Florentín, a quien Angelo Calcaterra conoció a través de una nota en el diario. El comedor tiene la especificidad de que la comida que brinda está pensada para enfermos crónicos que sufren de diabetes, celiaquía, hipertensos o con problemas gástricos, se incluyen también niños y personas con patologías psicológicas, entre otros. Además, preparan comida “convencional”, pero sin duda lo que más se destaca es la preparación de comida saludable, así como un menú variado, que incluye frutas y verduras en abundancia.

Angelo estableció comunicación con Mirna y le contó, hace un tiempo, que le gustaría ayudar. Ella le compartió su preocupación por la cantidad creciente de gente que se suma a diario en busca de comida y por la salud de los colaboradores. Por todos estos motivos, Angelo Calcaterra buscó la manera de colaborar.

De este modo, además de que el nuevo contexto requiere insumos no presupuestados, como lo son, alcohol, lavandina, guantes y barbijos, están implementando bandejas descartables para las viandas, y de esta forma tienen menos contacto con la gente disminuyendo el riesgo de contagio.

Angelo ya donó a la fecha, más de 150 kg de verduras (cebolla, papa, zanahoria, anco), pollo, bandejas descartables y elementos de higiene (lavandina, guantes, alcohol y barbijos).

La solidaridad en momentos de crisis, inédita como la que se vive hoy en día, se ha convertido en algo tan vital que el rol de estas instituciones cobra un valor aún más fundamental en la sociedad, por lo que Angelo Calcaterra aporta su grano de arena y lo hace con la convicción de que es el camino para llegar juntos más lejos.