innovacion y pandemia - angelo calcaterra

Pandemia e innovación – I

De acuerdo con el contexto que estamos viviendo, el efecto que va a tener la pandemia global del COVID-19, no solo se podrá leer en los libros de historia, sino que también será objeto de estudio y ejemplo de cómo se aplicó el ingenio y la creatividad humana para desarrollar innovaciones sanitarias, así como de otros tipos, para poder sobrellevar y superar esta enfermedad que afecta al mundo entero.

En esta línea, Angelo Calcaterra, considera que la ciencia no es un resultado, sino que se trata de un proceso en el que, en tiempo real, científicos colaboran globalmente en una carrera de postas para desarrollar una vacuna y medicaciones antivirales.

Calcaterra observa, al mismo tiempo, cómo la industria está modificando sus procesos de producción para contribuir con la fabricación a gran escala de insumos sanitarios esenciales en esta crisis.

“Somos testigos, igualmente, de cómo los innovadores y las startups se movilizan y desarrollan nuevas estrategias para aportar soluciones tecnológicas y creativas a problemas que están a la orden del día”, agrega Calcaterra. “En estos días, me centré en leer algunos artículos y, no puedo estar más de acuerdo en que la necesidad de crear diversas vías de innovación frente a la pandemia es urgente”.

El CEO de San Tonino S.A. cree con convicción que “para muchos de nosotros es una obviedad el hecho de que estamos asistiendo a uno de los eventos que, sin dudas, va a cambiar el mundo tal como lo conocemos. Por eso, es primordial repensar la forma del hacer, porque, no solo innovamos en la forma de realizar las cosas, sino, también y, sobre todo, en la de pensarlas posibles”.

Realidades que hoy son parte de la cotidianeidad, como, por ejemplo, el home office, las videoconferencias, y muchos aspectos más de la vida profesional cambiaron con la pandemia. “Se trata, como muchos dicen, de una nueva realidad”, opina Calcaterra. Podemos pensar la pandemia también como generadora de un gran impulso de transformaciones, como pueden ser el comercio electrónico, la educación a distancia o el trabajo remoto. “Se mezcla tecnología con lo organizacional, y, para salir adelante, estoy convencido de que la clave está en la cultura colaborativa”, concluye.